El teatro, la danza, el canto, el arte en general, son disciplinas  admiradas por muchas personas, pero cuando nos dan ganas de hacer algo así, algo ocurre que somos nosotros mismos  los que lo evitamos por completo.

Fer P. Esper
fperez@todopanoramas.cl
 

SANTIAGO.- Si un día llega tu jefe, se acerca a ti y te pregunta “¿te parece que tú seas la persona que exponga en el evento anual de la empresa todos los logros que hemos tenido? Pero hay un solo detalle, tendrás que hacerlo frente a todo el personal, ¿quieres?

Muchos dirán un tímido “ya”, pero comenzarán a temblar, otros a transpirar, algunos  se imaginarán en el pódium frente a un público, nerviosos hasta más no poder. Sólo muy pocos dirán un “sí” convincente. ¿Por qué pasa esto? ¿Nos da vergüenza, miedo? O no somos lo suficiente seguros de nosotros mismos para tomar esta tarea como algo normal.

El sicólogo Adolfo Arévalo describe esta situación como la ausencia de habilidades blandas de las personas.

 

¿Qué son estas habilidades blandas? ¿Nos interesa de verdad tenerlas?

 

Éstas son todas aquellas aptitudes que nos permiten relacionarnos de mejor manera con nuestros pares. Permite que tengamos más seguridad de nosotros mismos y nos podamos relacionar en todos los escenarios posibles con un sin número de personas.

trabajolico_by_jaimecastro-d5m0uk3

“Sólo debo producir”

Hoy, nuestro país no posee una política empresarial ni gubernamental que fomente el desarrollo de actividades que potencien estas habilidades. Respecto de esto, Arévalo afirmó que “hay un déficit bastante grande (en este tema), ya que hoy los intereses de las personas están llevados sólo a las responsabilidades y no a la comunicación que se puede dar entre los pares. Se le da importancia a lo tangible más que a lo intangible”.

 De esta manera en la que se mueve la sociedad, es difícil pretender que las personas tengan un espacio para responder el “sí” que está al comienzo de este relato. El sistema económico chileno se mueve en torno al capitalismo, vale decir, a la producción, a las jornadas extensas, a la eficiencia, entre otras cosas, pero ninguna de ellas a “escaparse de la rutina”. Así lo asegura el sicólogo cuando indica que “la sociedad está construida sobre la base de producir, si no es así, el tema no anda”.

 

¿Ayuda en algo el teatro?

 

–       ¿Sí? o ¿No? –

“El sicoanálisis afirma que todo tipo de expresión artística entrega herramientas para que el sujeto se pueda desarrollar y pueda  dar algún indicio de qué es lo que siente”, aseguró Adolfo.

 Efectivamente, la implementación de talleres artísticos motiva y estimula aquellos sentimientos, transformándose posteriormente en habilidades, que las personas no los han desarrollado durante su vida.

La falta de interés de la sociedad por tomar talleres de teatro, danza, canto, entre otros, responde a un modelo productivo que está inserto en la mente de cada uno de nosotros. De alguna forma, hoy es más importante ser una persona productiva y multidisciplinaria, pero no integral.

“Cuando comienzan este tipo de talleres, las personas tienen un poco de miedo por expresar sus emociones, esto produce miedo, por lo que terminan dejándolos. Tienen miedo a ser ellos mismos. Además, no se da la instancia para esto en la vida en general y las personas terminan trabajando para el otro y no para sí mismo”, señaló el sicólogo.

PHE12_geometrias_danza_11

“Expresión de ser tu mismo” – Fuente Revista Intime.com

Las personas que realizan actividades artísticas son observadas con una doble mirada, ya que por una parte aprecian el arte que realizan, sin embargo, por otro lado no harían jamás algo así.

Este fenómeno responde a que “la gente no está acostumbrada a conocerse a sí misma. De alguna forma, no lo ve normal, no es parte de su rutina verse a ellos mismo, les da miedo hacer eso y terminamos diciendo ‘esto no está bien o no es normal’. Para que este tipo de actividades sean cotidianas hay que regular el concepto de normalidad en las personas”, comentó el sicólogo de la Universidad Andrés Bello Adolfo Arévalo.

 

Qué pasa hoy, ¿hay avance en la materia?

 

La actividad realizada por el Gobierno, respecto del impacto que tenían los talleres de expresión, mostró que todas las personas mejoraron sus habilidades blandas luego de haber participado en ellos, y su evaluación fue mejor que las  que no participaron en ellos.

 

Foto-1

 

También, la sociedad poco a poco va incluyendo el “auto conocerse” y el “atreverse” a salir de la rutina. Antiguamente, existía una represión mucho más grande para poder hacer cosas diferentes. Hoy está la posibilidad, sin embargo no es fácil acercar y romper la barrera del miedo de las personas para que logren, de verdad, ingresar a talleres que permitan mostrar, realmente, qué son ellos son por dentro.

Comenta esta noticia con nosotros